10 de enero: Beata Ana de los Ángeles Monteagudo

Foto: Pinacoteca del Monasterio de Santa Catalina (Arequipa)

El día de hoy, la Iglesia Católica recuerda a la beata peruana Sor Ana de los Ángeles Monteagudo. El papa Juan Pablo II la beatificó en 1985, durante su visita al Perú. El actual postulador de la causa es el sacerdote dominico Vito Tomás Gómez García.


Reconstrucción facial de la Beata Sor Ana de los Ángeles Monteagudo Análisis Antropológico: Dr. Paulo Miamoto Reconstruccion Facial 3D: Cícero Moraes Proyeto (auspicio): Universidad Inca Garcilaso de la Vega Apoyo: Monsterio Santa Catalina, Arequipa, Perú. Foto: Wikipedia

La biografía de la beata arequipeña Ana de los Ángeles Monteagudo Ponce de León (Arequipa, 26 de julio de 1602 – 10 de enero de 1686), como la de todos los santos, una serie de vivencias que demuestran su espiritualidad.

Según algunas deducciones y testimonios se presume que nació el 26 de julio de 1604, fecha que no se puede asumir como exacta, ya que su Fe de Bautismo se perdió en un incendio ocurrido en la sacristía de la Iglesia Mayor de Arequipa, antecesora de la primera catedral de la ciudad, en 1620.

Ana fue la cuarta de ocho hijos que conformaron la familia Sebastián de Monteagudo y Francisca de León: Francisco, Mariana, Catalina, (Ana), Juana, Inés, Andrea y Sebastián. Se conoce que Francisco fue sacerdote, Mariana se casó con Gabriel López de Pastrana, Catalina se casó con Gonzalo Tamayo e Inés se casó con Bernardino de Meneses. De los otros no se sabe nada, presumiendo que murieron por alguna de las pestes que en esa época azotaban la ciudad.

Fue educada en el Monasterio de Santa Catalina de Siena en Arequipa, ya que sus padres la encomendaron al cuidado de las monjas allí en 1605 (a los tres años de edad) y regresó a casa en 1616 antes de decidir convertirse en monja.

Sor Ana fue entregada a las religiosas catalinas a la edad de 3 años para su educación e instrucción; que por aquel entonces estaban principalmente vinculadas a la formación moral y religiosa.

Retrato de Sor Ana de los Ángeles Monteagudo.Antes de ser sepultada Sor Ana, Tras su fallecimiento, un pintor captó sus facciones en un retrato, que es el único y verdadero testimonio gráfico que de su rostro ha quedado para la posteridad. (Foto: Pinacoteca del Monasterio de Santa Catalina)

Se sabe que fue en esta etapa que sus padres querían darla en matrimonio, aunque mientras estaba en casa, una visión de Santa Catalina de Siena mostrándole un hábito dominico la impulsó a dejar su hogar. Un niño de nombre Domingo la llevó al monasterio antes de que sus padres descubrieran lo que había hecho. Los padres trataron de disuadirla y le ofrecieron joyas, aunque ella rechazó cada oferta. Su padre pronto llegó a aceptar y apoyar su decisión, aunque su madre furiosa nunca lo hizo y le prohibió volver a casa.

Se convirtió en postulante de la Orden de los Predicadores en 1616 a pesar de las objeciones de sus padres y se convirtió en miembro pleno más tarde en 1618. Vivió en el monasterio desde su profesión hasta 1632 cuando fue nombrada maestra de novicias y ocupó ese cargo hasta 1645 cuando fue nombrada priora.

Foto: Pinacoteca del Monasterio de Santa Catalina.

MILAGROS Y PREDICCIONES

La estrecha relación de Sor Ana de los Angeles de Monteagudo con las almas del Purgatorio, fue determinante para sus predicciones, las mismas que generalmente fueron de carácter necrológico. En varias oportunidades predijo enfermedades de algunos de sus allegados; para algunos predijo la cura, en el caso de otros, la inevitable muerte. Estos anuncios muchas veces fueron tomados con rechazo, desconfianza e incredulidad por las personas que de una u otra manera eran afectadas.

Otros mas fueron los hechos extraordinarios que durante su vida realizó Sor Ana de los Ángeles. Las personas que la conocieron personalmente llegaron a señalar un total de sesenta y ocho predicciones todas cumplidas, realizadas por la venerable monja.

ÚLTIMOS AÑOS

Los últimos años de la venerable monja catalina transcurrieron en la oscuridad de la ceguera. Tenía mucha dificultad para caminar, sin embargo jamás se quejó o se sintió desdichada por correr esa suerte. A pesar que no existía ningún remedio eficaz para calmar sus terribles dolores, aceptó con toda humildad lo que el Señor le tenía preparado, siendo modelo de una entrega superior y de una plena y total confianza en Dios.

Antes de ser sepultada Sor Ana, un pintor captó sus facciones en un retrato, que es el único y verdadero testimonio gráfico que de su rostro ha quedado para la posteridad, ya que en vida evitó tan mundana gala. El pintor había concurrido al Monasterio pese a que en esos días estaba afectado por fuertes dolores e incluso de una hinchazón generalizada de su cuerpo. Apenas concluyó de pintar el retrato de la venerable monja, en un pequeño lienzo y mientras salía por la portería, sanó completamente y de inmediato la enfermedad que lo había afectado en los últimos días, desapareció.

Cabe señalar que el rey Felipe IV de España, quien también era un dominico secular, se apareció a Monteagudo después de su muerte en 1665 y le pidió su intercesión, mientras que más tarde le reveló que había entrado en el cielo tres días después de su muerte gracias a sus oraciones. Admiraba y era devota de san Nicolás de Tolentino y contempló una visión de la Santísima Virgen María, el santo, y una legión de ángeles donde el santo le mostró el purgatorio.

Sor Ana de los Ángeles falleció el 10 de Enero de 1686. Muerta Sor Ana, no fue necesario embalsamar su cuerpo, por el buen olor que despedía. Fue enterrada en el piso de tierra del Coro del templo del Monasterio.

Foto: Pinacoteca del Monasterio de Santa Catalina.

BEATIFICACIÓN

La fase informativa de la causa de beatificación se abrió poco después de su muerte el 17 de julio de 1686 y más tarde concluyó en un momento no especificado, mientras que un proceso apostólico abrió y concluyó su trabajo el 18 de diciembre de 1903.

Fue nombrada Sierva de Dios por el papa Benedicto XV el 13 de junio de 1917 después de la presentación formal de la causa; El papa Pablo VI confirmó más tarde sus virtudes heroicas y la nombró Venerable.

El papa Juan Pablo II reconoció un milagro atribuido a su intercesión en un decreto emitido el 30 de marzo de 1981 y así aprobó su beatificación. Esta tuvo lugar en algún momento posterior, el 2 de febrero de 1985, cuando el papa visitó Perú.

El actual postulador de la causa es el sacerdote dominico Vito Tomás Gómez García.

Traler de la película “Ana de los Ángeles”. Producción: VIA EXPRESA CINE Y VIDEO SRL por encargo del Monasterio de Santa Catalina – Arequipa. Con Doris Guillén, Adriana Cebrián . Guión y dirección: Miguel Barreda Delgado

FUENTES

“Biografía de Sor Ana de los Ángeles Monteagudo”.
En:
https://santacatalina.org.pe/

“Ana Monteagudo Ponce de León”
En:
https://es.wikipedia.org/wiki/Ana_Monteagudo_Ponce_de_Le%C3%B3n

Develarán el rostro de la beata arequipeña Sor Ana de los Ángeles. Fieles conocerán a religiosa después de más de 300 años. Agencia de Noticias Andina, 7 de enero de 2016.
En:
https://andina.pe/agencia/noticia-develaran-rostro-de-beata-arequipena-sor-ana-los-angeles-593015.aspx